Bruzón gana el Iberoamericano

Gabriel Del Río empató en el segundo lugar y fue el mejor español. Agüera no realizó su mejor torneo, pero finalizó con cinco puntos y medio

Lázaro Bruzón con la txapela. FIBDA.
Lázaro Bruzón con la txapela. FIBDA.

Lázaro Bruzón venció en el Campeonato Iberoamericano que se disputó en Bilbao y en el que participaron noventa y tres ajedrecistas de los distintos países que componen esta gran comunidad. El gran maestro cubano es un viejo conocido de muchos aficionados asturianos, pues jugó en Gijón en el desaparecido torneo internacional del Club Natación Santa Olaya. Vino junto a Leinier Domínguez, ambos muy jovencitos, y ya se vio claramente entonces, en el año 1999, que ambos tenían muchísimo talento. Leinier fue segundo en el torneo olayista mientras que Lázaro venció en solitario. Acababa de cumplir diecisiete añitos y unos meses más tarde ganó el Campeonato del Mundo júnior, destinado a los jóvenes con menos de veinte abriles.

La parte alta de la clasificación del sexto Campeonato Iberoamericano quedó de la siguiente manera: 1º. GMI Lázaro Bruzón (Cuba, 2659), con 7,5 puntos; 2º-6º. GMI Julio Granda (Perú, 2667), GMI Axel Bachman (Paraguay, 2593), GMI Gabriel Del Río (España, 2512), GMI Alan Pichot (Argentina, 2523) y GMI Lelys Martínez (Cuba), con 7 puntos; 7º-8º. GMI Francisco Vallejo (España, 2684) y MI Jaime Santos (España, 2518), con 6,5 puntos, etcétera.

Áxel Bachman, Lázaro Bruzón y Julio Granda. FIBDA
Áxel Bachman, Lázaro Bruzón y Julio Granda. FIBDA

Excelente actuación del gran maestro internacional Gabriel Del Río, español de natalicio argentino, que vivió en Gijón hace unos años y disputó aquí algunos torneos. Entre otros, defendió el primer tablero de la selección asturiana en el Campeonato de España de autonomías. En Bilbao jugó muy bien y estuvo muy cerca de ganar la prueba. Clave fue su enfrentamiento con Bruzón, en el que, a pesar de conducir las piezas negras, estuvo a punto de alzarse con la victoria aunque debió conformarse con las tablas. Eso ocurrió en la penúltima jornada y resultó decisivo para el triunfo final.

Julio Granda. QUIQUE64
Julio Granda. QUIQUE64

Estuvo muy bien también el gran maestro cubano Lelys Martínez, bien conocido en tierras asturianas, donde ha jugado en varias ocasiones. La última fue en el torneo San Miguel de Trevías, hace un mes y medio, donde venció sin mayores problemas. Lelys sigue haciendo méritos para entrar en el equipo olímpico cubano, tarea nada fácil.

El gran maestro Francisco Vallejo, el número uno del orden de fuerza y principal favorito al triunfo, dejó buena parte de sus opciones al perder con el talentoso Jaime Santos, que ya es maestro internacional y supera la barrera de los 2500 puntos de Elo. El leonés, que también jugó en Asturias varios años, aún tiene mucho recorrido y margen de mejora. Tan sólo tiene dieciocho años.

Por otra parte, Javier Agüera finalizó en el puesto vigésimo noveno, con cinco puntos y medio, empatado en la décima quinta plaza. No estuvo muy fino el maestro gijonés, que quizá pagó el esfuerzo de la Copa de Europa de Clubes, en la que sí realizó una excelente actuación que le valió una nueva norma de maestro internacional, aunque ya no la necesitaba para obtener el título, que le concederán en la próxima asamblea de la Federación Internacional.

Áxel Bachman. QUIQUE64
Áxel Bachman. QUIQUE64

Esta prueba iberoamericana fue muy interesante, con varios ajedrecistas de primer nivel que produjeron no pocas partidas de gran interés. Para los aficionados fue un gran placer, pues la organización facilita una sala de análisis y comentarios que es modélica. Al frente de la misma está el popular Leontxo García, excelente maestro de ceremonias, analista y periodista desde hace unas décadas, que narra y comenta durante toda la ronda. Junto a él está el maestro internacional Santi González, un estupendo didacta. Entre ambos comentan los avatares de los principales duelos de la jornada, que pueden seguirse en varios tableros al mismo tiempo, además de sacar a debate temas de actualidad relacionados con el ajedrez. El año que viene haré lo posible por volver, porque, tanto mi hermano Julián como yo, lo pasamos estupendamente durante las cuatro o cinco horas de la jornada. Y, después, tras un par de vinos y sus correspondientes pinchos, tan vascos como sabrosos, también pudimos disfrutar de los sublimes chuletones tan propios de aquella bendita tierra. Por cierto que en el asador que comimos el mejor chuletón, que degustamos junto a Javier Agüera y Gabriel Del Río, el jefe nos confesó que compraba la carne a un proveedor asturiano. Una buena mezcla asturvasca. ¡Hay que repetir!

Enlace del campeonato

 

Gabriel Del Río. QUIQUE64
Gabriel Del Río. QUIQUE64
Del Río frente a Vallejo. QUIQUE64
Del Río frente a Vallejo. QUIQUE64
Jaime Santos. QUIQUE64
Jaime Santos. QUIQUE64
De la Riva frente a Bachman, en la tercera mesa; Granda frente a Pichot, en la segunda; y, al fondo, Peralta frente a Bruzón. QUIQUE64
De la Riva frente a Bachman, en la tercera mesa; Granda frente a Pichot, en la segunda; y, al fondo, Peralta frente a Bruzón. QUIQUE64
Del Río y Peralta en la sala de análisis. QUIQUE64
Del Río y Peralta en la sala de análisis. QUIQUE64
Leontxo y Santi González, con Wesley y Giri, en la sala de retransmisiones. QUIQUE64
Leontxo y Santi González, con Wesley y Giri, en la sala de retransmisiones. QUIQUE64
La sala de retransmisiones abarrotada. QUIQUE64
La sala de retransmisiones abarrotada. QUIQUE64
Fachada del hermoso Teatro Los Campos Elíseos de Bilbao. QUIQUE64
Fachada del hermoso Teatro Los Campos Elíseos de Bilbao. QUIQUE64

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>